Historia de Faro

FARO, es un centro de Ayuda y Orientación en los Problemas Humanos, viene funcionando en Zaragoza desde marzo de 1974. Desde su creación hasta febrero de 1982, estuvo integrado en el "Patronato Virgen de la Esperanza", fecha en la que se determinó su independencia. Desde entonces FARO goza de Estatutos propios, aprobados mediante el oportuno Decreto de institución canónica como obra Diocesana y con plena personalidad jurídica y civil.

Nace para dar respuesta a las distintas problemáticas que afectaban de forma especial a la mujer, y que no estaban siendo atendidas por otras instituciones.  Por lo tanto, se crea como Centro de Orientación de la Mujer.

Pronto se vio que la atención a la mujer, llevaba a conectar con otras personas cercanas a ellas (marido, hijos...), lo que hizo que el centro se orientase a todo tipo de problemas humanos, convirtiéndose en una obra de ayuda y orientación en general.

Posteriormente se detectó la necesidad de crear un centro de acogida a enfermos mentales, para trabajar en su rehabilitación y reinserción familiar, social y laboral.  Por eso, en junio de 1981, se creó, como obra filial de Faro, el “Centro de Día San Carlos”, que más tarde pasó a depender de Cáritas Diocesana.

En febrero de 1982, Faro se independiza del “Patronato Virgen de la Esperanza”.  En septiembre de 1998 el Centro traslado su sede del Coso a la calle Tarragona nº2.

En la actualidad Faro es una obra diocesana dependiente del Arzobispado de Zaragoza, y tras 31 años de funcionamiento, son muchos y muy variados los problemas que atiende el Centro.  Partimos de la fe en la persona y la confianza en los valores que todo ser humano posee y que hay que potenciar.  Por eso, más que la solución del problema, se pretende que la persona sea capaz de resolverlo por sí misma, mediante el estímulo de sus propios valores y la utilización de los recursos que le ofrece la sociedad.

La finalidad de Faro es establecer una atención profesional, anónima y gratuita, a la que pueda acceder toda persona que tenga un problema y necesite orientación para abordarlo.  Así mismo, es un servicio que acoge sin distinción de religión, ideologías, cultura, raza o sexo.